El cansancio emocional, es un agotamiento mental, el no poder pensar, es más complicado tratarlo que el cansancio físico, pues implica que la mente ya no quiere trabajar, en palabras de personas que sufren este síndrome “se me funde la cabeza en el trabajo”. No basta con salir de vacaciones o tomarse unos días de licencia médica para sentirse “descansado”, sino que requiere un trabajo más profundo, una desconexión del lugar de trabajo y las tarea agobiantes que se está realizando.

Author: detrazo

Deja un comentario